No podrás creer como te ayuda hervir las semillas de sandía.

En el mundo de la medicina alternativa, existen infinidad de remedios que nos pueden ayudar a combatir diversas enfermedades, proveernos de energía, ayudar a limpiarnos internamente y también por fuera. Te sorprendería la cantidad de maravillas que se pueden hacer utilizando ingredientes provenientes de la naturaleza.

Entre estos ingredientes traemos para ti el día de hoy uno que tal vez no lo habías oído antes. Nos referimos a la sandía y más específicamente a las semillas de esta.

Como sabrás la sandía es un fruto muy popular debido a su gran sabor, el cual también contiene grandes cantidades de agua, vitaminas, minerales y aminoácidos, todos sumamente beneficiosos para nuestra salud.

Pero sus semillas, regularmente desechadas, también son fuentes de componentes capaces de combatir diversas dolencias y enfermedades. En este artículo te mostramos sus ventajas y como aprovecharlas.

Aportes de las semillas de sandía para tu salud

Las semillas son ricas en un compuesto con propiedades antioxidantes, conocido como citrulina. También es conocido sus efectos para dilatar los vasos sanguíneos, que ayuda en el tratamiento de males como:

  • Aterosclerosis
  • Hipertensión.
  • Angina de pecho.
  • Cálculos renales.

Adicionalmente podemos mencionar:

  • Elimina los parásitos intestinales.
  • Usado como laxante natural.
  • Como diurético.
  • Fuente de energía y antioxidantes.

Infusión de semillas de sandía.

Ingredientes:

  • 40 gr de semillas de sandía.
  • 1 litro de agua.
  • 150 r de sandía cortada en trocitos.

Preparación:

En primer lugar, colocaremos en una olla el litro de agua para que hierva. Mientras tanto, en un mortero colocaremos las semillas y las trituraremos.  Esto ayudara que al momento de la cocción se haga de una manera más eficaz.

Una vez listas las semillas las agregamos al agua que ya debería estar hirviendo y allí las dejaremos por al menos 30 minutos, a fuego lento. Una vez que ha transcurrido el tiempo lo apagamos y dejamos reposar por 1 hora, hasta que haya enfriado. El siguiente paso, será colar el agua y separarla de las semillas.

Es momento de usar los trozos de sandía que picaste. Los licuamos y mezclamos con el agua que tenemos de las semillas de sandía. Guardamos en la nevera.

A pesar de que la guardaremos en la nevera, no será fría como la consumiremos. Debemos tomar la primera taza en ayunas, a temperatura ambiente. Luego de allí la ingesta será cada media hora después de las comidas, durante dos días, hasta ver los resultados.

Una recomendación importante, no le añadas azúcar. Si necesitas darle un toque de dulce, utiliza miel pura de abeja (25 gr). También procura que las semillas que escojas sean de sandias frescas y orgánicas, que no hayan sido expuestas a químicos. No te excedas de la cantidad de 40 gr de semillas de sandía y no las consumas crudas, ya que resultan mucho más difícil de digerir.

Hasta aquí el artículo de hoy, esperamos que te haya servido y que pronto pongas en práctica la receta que de seguro te traerá grandes beneficios.

Esto te encantará

Dejanos aquí tus comentarios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *