Alcachofa

La alcachofa tiene propiedades purificadoras y adelgazantes y aporta numerosos beneficios para el hígado y el colesterol. Además, la alcachofa se considera un alimento antitumoral.

La alcachofa es rica en potasio, hierro y otros minerales como el cobre, el zinc, el sodio, etc., mientras que tiene un bajo contenido de vitaminas. Las propiedades beneficiosas de las alcachofas, principalmente debido a la cinarina, son principalmente hepáticas. La alcachofa es un poderoso hepatoprotector.

La cinarina, que se elimina al cocinarla, favorece la diuresis y la secreción biliar. Esta sustancia también es capaz de reducir los niveles de colesterol malo en la sangre (acción reductora del colesterol). Este efecto se ha notificado en numerosos estudios científicos. La alcachofa también tiene propiedades digestivas y diuréticas.

Actividad de las sustancias amargas

Las plantas ricas en principios activos amargos son conocidas por sus propiedades digestivas y hepatoprotectoras como la genciana o la garra del diablo. Cuando las sustancias amargas entran en contacto con los receptores de la lengua, estimulan un aumento de la secreción digestiva y de la motilidad intestinal. En caso de digestión lenta o pesada, estas sustancias deben tomarse unos 15-20 minutos antes de las comidas.

Información botánica

La alcachofa es una planta herbácea perenne con un tallo robusto y ramificado que puede alcanzar una altura de un metro y medio. Las hojas son grandes y verdes/grises plateadas, las cabezas florales son púrpuras. Conocido desde la antigüedad, el cultivo de alcachofas está muy extendido en toda la zona del Mediterráneo, especialmente en Italia, pero también en Francia y España. En la cocina se utilizan mucho las alcachofas, cuyas flores aún no han florecido, mientras que para fines terapéuticos se utilizan las hojas, que tienen un sabor muy amargo.

Contraindicaciones

No se recomienda su uso en caso de embarazo o lactancia, en caso de hipersensibilidad a uno o más componentes presentes en la planta. Para uso interno sólo se recomiendan dosis homeopáticas.