Espino blanco

El espino blanco es una planta que se utiliza para combatir la ansiedad, el estrés y por sus efectos positivos en la salud de nuestro sistema cardiovascular, pero no sólo. Exploremos los usos y propiedades del espino blanco.

El espino blanco, Crataegus monogyna es un arbusto de la familia de las Rosáceas que crece espontáneamente en las zonas templadas del hemisferio norte, como Europa, Asia y América. También podemos encontrarlo en Europa, al borde de los bosques o en pastos arbolados.

Durante siglos esta planta ha sido utilizada para delimitar los límites de los campos. Su nombre proviene de la palabra griega kràtaigos, un término vinculado al concepto de fuerza. Este arbusto, de hecho, tiene espinas, pero también es conocido por sus delicadas flores blancas que crecen en primavera, mientras que en invierno produce las características bayas rojas.

Espino blanco: propiedades beneficiosas

El espino blanco tiene varias propiedades beneficiosas, conocidas desde hace siglos. Se dice que los monjes de Italia central utilizaban sus frutos para preparar infusiones y jarabes útiles para aliviar diversos síntomas. Esta planta es conocida en particular por su acción sedante y por su actividad beneficiosa sobre el sistema cardiovascular. Muchas sustancias activas están presentes en las bayas, las flores y las hojas del espino blanco, incluidos los flavonoides, los proantocianidoles, los taninos y los polifenoles. Veamos ahora las propiedades del espino blanco específicamente.

✓ Bueno para el corazón: Una de las propiedades más conocidas del espino blanco es probablemente sus propiedades protectoras sobre el sistema cardiovascular. Concretamente, hay pruebas de que el espino blanco previene la aparición de la aterosclerosis y mejora el perfil lipídico, reduciendo los niveles de colesterol LDL “malo” y de triglicéridos en la sangre. Algunas investigaciones también sugieren que el extracto de espino blanco puede tener un efecto en la reducción de la frecuencia cardíaca, una propiedad útil en caso de arritmias.

✓ Baja la presión arterial: En la medicina tradicional, el espino blanco se utiliza a menudo para reducir o controlar la presión arterial. Algunos estudios han confirmado esta hipótesis. Esto puede deberse a la capacidad del extracto de espino blanco para relajar las células endoteliales, que forman la pared de los vasos sanguíneos. El resultado sería, por lo tanto, una reducción de la compresión de los vasos sanguíneos y, por consiguiente, una disminución de la presión sanguínea.

✓ Los frutos de espino blanco, que son antioxidantes y antiinflamatorios, han demostrado tener propiedades antioxidantes. Esta acción se debe a la presencia de flavonoides y otras sustancias capaces de reducir la presencia de radicales libres. El espino blanco actúa promoviendo la acción de ciertas enzimas presentes a nivel celular, que combaten el estrés oxidativo, fenómeno vinculado a la inflamación crónica y al desarrollo de diversos trastornos cardiovasculares.

✓ Sedante contra la ansiedad y el insomnio: Los extractos de espino blanco se utilizan en la fitoterapia por sus propiedades calmantes, para reducir los sentimientos de ansiedad y agitación, y también para ayudar con el insomnio. Por lo tanto, tomar extractos de espino blanco ayuda a combatir el insomnio, la ansiedad y el estrés.

✓ Digestivo: En la medicina tradicional china, los frutos de espino blanco se suelen denominar como un remedio para el malestar estomacal. Los estudios también han demostrado que el espino blanco puede aliviar los síntomas de la colitis, especialmente si es de origen nervioso.

✓ Para el bienestar de la piel: El espino blanco también se utiliza como remedio para los furúnculos, el picor, las pequeñas heridas o las picaduras de insectos. La planta se aplica a la piel en forma de pomada.

Usos y tipos de espino blanco

El espino blanco puede utilizarse en forma de té de hierbas, infusión o jarabe, a base de flores, hojas y bayas. Ya hemos mencionado el hábito de algunos monjes de obtener preparaciones con estos ingredientes, pero las preparaciones más modernas se basan más en el uso de flores y hojas, más ricas en flavonoides que el fruto.

Puede disfrutar de las propiedades beneficiosas del espino blanco preparando una taza de té o tés de hierbas. Otros ingredientes, como el té de manzanilla, también pueden añadirse a la infusión de espino blanco para aumentar el efecto calmante. Las compresas de espino blanco pueden prepararse contra el picor o la irritación de la piel.

Otra forma de usar esta planta es a través de la tintura madre, que permite utilizar el arbusto para obtener sus beneficios. En cualquier caso, antes de elegir un producto a base de espino blanco con fines terapéuticos, debe consultar siempre a su médico, que podrá orientarle hacia la elección adecuada.

Precio y venta

El mercado de los remedios naturales ofrece varios productos en los que el contenido de espino blanco está cuidadosamente estandarizado. Los productos que se comercializan a base de espino blanco son muchos y fáciles de conseguir, entre ellos: tés de hierbas e infusiones, jarabes, concentrado total o líquido, opérculos, pastillas, cremas y champús para la cara y el cuerpo. Estos productos pueden estar basados en extractos, raíces y hojas secas o tintura madre.

Estos productos son fáciles de encontrar en farmacias, supermercados orgánicos, herbolarios o incluso en línea, en sitios web especializados. El precio va desde unos pocos euros para los tés de hierbas, y puede subir hasta varias decenas de euros si compras cremas corporales o faciales. La tintura madre y los extractos varían entre unos 5 y 15 euros.

Cómo utilizar el espino blanco

Para hacer una infusión a base de espino blanco, sólo se deja una cucharada sopera de flores y hojas en una taza de agua hirviendo durante unos 10 minutos. Una vez filtrada, la infusión puede tomarse cuando se necesite contra las palpitaciones, la taquicardia y la ansiedad. Bébalo lejos de las comidas para aprovechar sus propiedades contra la hipertensión o antes de acostarse para ayudar a prevenir el insomnio. El líquido también puede aplicarse a la piel en forma de compresa, para combatir los granos y las pequeñas úlceras o contra el picor.

La tintura madre se puede encontrar en el mercado o, los entusiastas pueden tratar de hacerla en casa, siguiendo una receta tradicional: poner 6 gramos de flores secas en 100 ml de alcohol a 70 ° y dejarlas macerar durante al menos 8 días y luego filtrarlas. Vierta 40 gotas en un poco de agua dos o tres veces al día, fuera de las comidas o por la noche antes de irse a la cama para conciliar el sueño.

Si quiere probar alguna otra receta popular, le recomendamos la preparación de vino de espino blanco: ponga 100 gramos de flores de espino blanco secas y 100 gramos de muérdago para macerar en 1 litro de Marsala durante una semana. Filtra y bebe en vasos pequeños después de las comidas como digestivo.

Si compra algún producto a base de espino blanco, lea atentamente el prospecto del envase para entender la dosis y las dosis recomendadas. En caso de duda, pida siempre consejo a su médico o farmacéutico.

Espino blanco: contraindicaciones y posibles efectos adversos

Generalmente seguro, el espino blanco no tiene contraindicaciones particulares, sin embargo, en casos raros, el uso de esta planta puede tener efectos secundarios como:

  • Náuseas;
  • Un malestar estomacal;
  • Cansancio o mareo;
  • Dolores de cabeza;
  • Palpitaciones;
  • Hemorragias nasales;
  • Insomnio y agitación.

El espino blanco puede tener interacciones con otros medicamentos, entre ellos, por ejemplo, la digoxina, un ingrediente activo utilizado para la terapia contra las arritmias. El espino blanco también amplifica la acción de los betabloqueantes que se utilizan para dilatar los vasos sanguíneos y reducir la presión arterial. En general, debe buscar consejo médico antes de tomar espino en caso de que esté tomando medicamentos para tratar la hipertensión.

Se aconseja tomar esta planta durante el embarazo sólo después de haber tenido la aprobación de su médico: no hay pruebas científicas de que el espino blanco sea peligroso durante la gestación, pero sigue siendo útil ser prudente, ya que es un remedio que tiene una acción farmacológica en el cuerpo. También es mejor evitar usarla en caso de baja presión sanguínea.