Hinojo

Con sus propiedades antioxidantes, purificadoras, diuréticas y endocrinas, el hinojo es un excelente aliado para mejorar la salud en general, promover la digestión y prestarse a bocadillos rápidos y sabrosos, adecuados para los que quieren mantenerse en forma. ¡Descubramos todos los beneficios del hinojo y cómo comerlo en su mejor momento!

El hinojo (foeniculum vulgare), perteneciente a la clase botánica de las Umbrelliferae, es una planta con reconocidas propiedades antioxidantes, purificadoras, digestivas y endocrinas. Típico de la zona del Oriente Medio y la cuenca del Mediterráneo, su cultivo, que no requiere cuidados ni atención especiales, está ahora muy difundido en todo el mundo.

Podemos distinguir diferentes especies de hinojo cultivado (dulce), que están bien adaptadas a diferentes latitudes. Estas variedades son vegetales crujientes, caracterizados por un bulto blanco bastante grande, coronado por hojas de color verde brillante.

Son muy diferentes del hinojo silvestre o hinojo: una planta que crece espontáneamente en diferentes zonas de nuestro país y de la que se utilizan principalmente hojas, brotes y semillas.

Hinojo: propiedades nutricionales

El hinojo es particularmente interesante a nivel nutricional, especialmente por su alto contenido de calcio, potasio, vitamina A y vitamina C. Estos micronutrientes son esenciales para nuestro bienestar y una fuente de varios beneficios:

  • Calcio: el mineral más abundante en el cuerpo humano, es esencial para la salud de nuestro esqueleto y está involucrado en la transmisión del estímulo nervioso y la contracción muscular;
  • Potasio: mineral presente en buenas cantidades en el hinojo e interviene en diversos procesos fisiológicos como la contracción muscular, el mantenimiento de un correcto equilibrio hidrosalino y la regulación de la presión arterial;
  • Vitamina A: importante para el correcto funcionamiento del sistema visual, para el mantenimiento de las células epiteliales intestinales y para el funcionamiento del sistema inmunológico y genital;
  • Vitamina C: con su fuerte acción antioxidante, es fundamental para nuestro sistema inmunológico, también está involucrada en la síntesis de colágeno y es importante para la asimilación del hierro por los glóbulos rojos.

El hinojo también contiene una buena cantidad de polifenoles y, en particular, la quercitina, un poderoso antioxidante con reconocidas propiedades antitumorales, el ácido rosmarínico, capaz de estimular las enzimas que intervienen en la purificación del hígado, y la apigenina, una sustancia con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antialérgicas y antitumorales.

Hinojo: beneficios para la salud

Las propiedades del hinojo se conocen desde la antigüedad, cuando se utilizaba por su capacidad para promover la salud humana. En particular, cabe mencionar los siguientes beneficios:

✓ El hinojo protege el hígado: Gracias a algunos de sus componentes, como el ácido de romero mencionado anteriormente, el hinojo actúa como protector y purificador del hígado y resulta ser un excelente aliado para cualquier persona con problemas hepáticos. Según algunos estudios, de hecho, el uso del hinojo mejora todos los parámetros del hígado.

✓ Propiedades diuréticas e hipotensivas: Algunos estudios han evaluado la capacidad del extracto de hinojo para aumentar la excreción de agua, sodio y potasio, disminuyendo así la presión sistémica en ratones hipertensos.

✓ Propiedades estrogénicas y actividades galacógenas: Varios estudios muestran que el hinojo puede utilizarse para promover la menstruación, aumentar la fertilidad y la libido. Además, gracias a la presencia del anetol, el hinojo estimula la producción y secreción de leche materna.

✓ Beneficios expectorantes del hinojo: Según algunos autores, el hinojo es capaz de estimular el movimiento de las pestañas presentes en el sistema respiratorio, promoviendo así la eliminación de cuerpos extraños y realizando una actividad expectorante.

✓ Actividad antioxidante y antitumoral: Hay varios compuestos antioxidantes contenidos en el hinojo, algunos de los cuales tienen una reconocida capacidad antitumoral e inhibitoria de la mutagénesis inducida por la radiación solar. Entre ellas ya hemos mencionado la quercitina y la apigenina. También mencionamos la presencia de isoquercitina, kempferol e isoramnetina.

✓ Propiedades ansiolíticas y antiestrés: En un estudio realizado en 2012 en ratones, se comparó el efecto ansiolítico del extracto de hinojo con el de una droga común utilizada para tratar estos trastornos, obteniendo resultados comparables. Del mismo modo, en un estudio realizado en 2014, se demostró la actividad antiestrés del extracto de hinojo en ratones sometidos a una actividad física forzada.

✓ Beneficios digestivos del hinojo: Desde la antigüedad y aún hoy en día en la India se acostumbra a consumir hinojo al final de las comidas para ayudar a la digestión y refrescar el aliento. El aceite esencial de hinojo se utiliza a menudo para regularizar la motilidad de los músculos lisos del colon y para disminuir la flatulencia y los problemas de pesadez e hinchazón del vientre que se experimentan con la colitis.

Las propiedades digestivas del hinojo son innegables y su uso también puede ser útil para aliviar eficazmente los cólicos de los niños. Estudios recientes también han demostrado la eficacia del hinojo en casos de síndromes de intestino irritable (SII).

Precisamente por estas razones el uso del hinojo en la fitoterapia es muy amplio: hay muchas infusiones de hierbas o productos sugeridos para mejorar los síntomas relacionados con el meteorismo, la flatulencia, la digestión lenta o el estreñimiento que contienen extractos de hinojo o su aceite esencial.

✓ Útiles para la pérdida de peso: Los hinojos tienen un contenido calórico reducido y también son capaces de suprimir el apetito y aumentar el tiempo de saciedad. Por lo tanto, son excelentes aliados para los que quieren volver a estar en forma.

✓ Contra el dolor menstrual: Por último, el hinojo tiene propiedades antiinflamatorias, anticeptivas y antiespasmódicas. En un examen científico reciente, por ejemplo, se ha vinculado su consumo con el tratamiento eficaz de la dismenorrea. De hecho, cinco estudios han demostrado una eficacia igual a la de las drogas comunes utilizadas en el manejo de ciclos menstruales particularmente dolorosos.

Hinojo: cómo usarlo en la cocina y en los tés de hierbas

El hinojo es un elemento extremadamente variable que se presta a varios usos en la cocina. El hinojo dulce puede utilizarse cocido (preferiblemente al vapor), en sopas y guisos o gratinado al horno, o crudo, en un pinzimonio o en ensaladas para ser preparadas por ejemplo con naranjas.

Para su consumo en crudo le aconsejamos que utilice hinojo con grumos más redondeados y reserve el hinojo con grumos más cónicos para su consumo en cocinas.

El hinojo silvestre, por otro lado, puede ser usado para dar sabor a varios platos de pasta o carne. Las semillas de hinojo también se pueden utilizar para dar sabor a los platos o para preparar decocciones con propiedades digestivas.

Por ejemplo, se puede preparar un buen té de hinojo procediendo de la siguiente manera: se mezcla una cucharadita de semillas de hinojo (disponibles en la fitoterapia) con la misma cantidad de lima y romero y se deja en infusión en una taza de agua hirviendo durante 15 minutos. Filtro para obtener un té de hierbas drenante y calmante perfecto para digerir después de un almuerzo abundante, pero también para eliminar los cólicos intestinales.

Hinojo: contraindicaciones y posibles efectos negativos

El hinojo tiene muchas propiedades y contiene muchas sustancias beneficiosas para nuestra salud. Sin embargo, como todas las sustancias, el consumo excesivo, especialmente de semillas de hinojo y té de hinojo, no se recomienda y puede tener contraindicaciones.

De hecho, entre las diversas sustancias que contiene el hinojo se encuentra el estragol, un compuesto orgánico reconocido como cancerígeno. La cantidad de este compuesto presente en las semillas y extractos de buena calidad es decididamente escasa, por lo que se sigue recomendando el consumo regular de los alimentos mencionados en el marco de una dieta sana y equilibrada.

Sin embargo, en caso de embarazo o lactancia y en niños menores de 4 años, le aconsejamos que consulte a su médico. También debe prestarse especial atención al consumo de hinojo en el caso del tratamiento antibiótico con ciprofloxacina: de hecho, el hinojo reduce la actividad de la droga, disminuyendo su eficacia.